Frida, ¡Qué grande eres!

Hacía ya tiempo que tenía ganas de realizar mi propia versión de una mujer y una artista extraordinaria, maravillosa y única.


No soy capaz de recordar cuándo ni cómo vi por primera vez una obra de suya, pero si recuerdo la revolución de sensaciones confusas que me produjo. Ni siquiera soy capaz ahora mismo de describirlas con palabras, lo que si puedo asegurar es que me removió por dentro, me impactó y me sorprendió.
Me atrevería a decir que Frida Kahlo es el mayor referente femenino de la historia de la pintura. Fue admirada y respetada por el entorno de las vanguardias artísticas de la época, al margen de su género. El mismo André Breton, ideólogo del surrealismo, quedó impresionado con su obra al conocerla. Me resulta significativo que la primera obra de un artista mexicano que el Louvre compró fuera una obra de Frida Kahlo.
De niña, tras recuperarse de una enfermedad que la mantuvo en cama durante meses y la dejó coja, animada por su padre practicó deportes como boxeo y lucha libre. ¿Te imaginas lo que tenía que ser a principios del siglo XX, en México, que una niña hiciera algo tan masculino?
Y no sólo eso, sino que también se vestía como un chico. Tenía que ser un número, en aquella época, en México, en una familia tradicional con una madre muy religiosa, ver a una de sus hijas vestida como un señorito, con su traje, su corbata, su rostro serio y arrogante y su pelo corto ‘repeinado’.
Fue de las pocas mujeres en acceder a estudios superiores, y en esa época, en un ambiente de explosión cultural en México, se fueron fraguando todas sus inquietudes y su personalidad.También fue revolucionaria y diferente en cuanto a su sexualidad, ya que la vivió libremente y sin complejos, teniendo amantes hombres y mujeres. En un documental sobre su vida* que vi hace unos días, hablaban de que su primer novio dijo una vez: “
Para Frida, el acto sexual era una forma de disfrutar la vida, una especie de impulso vital”
¿Cuántas mujeres podrían haber en aquel momento y en aquel lugar que vivieran el sexo de esa forma? Me parece realmente increíble imaginar a aquella mujer, a principios del siglo XX, con esa mente tan abierta, esa determinación a ser ella misma al margen de normas sociales. Una mujer adelantada a su tiempo.
La obra de Frida estuvo marcada por el dolor, ya que empezó a pintar tras sufrir un accidente que literalmente la rompió.  Durante su convalecencia, su padre le compró materiales de pintura y ella empezó a pintar para mantenerse ocupada. Frida se pintó a sí misma, su propio mundo, su relación con el dolor, su propia realidad.
Poco después de su accidente, escribió estas palabras:
"Hace poco, casi unos días, era una niña que caminaba por un mundo de colores, de formas duras y tangibles. Todo era misterioso y ocultaba algo; descifrar, aprender me gustaba como un juego. Si supieras qué terrible es conocer todo súbitamente, como si un relámpago iluminara la tierra. Ahora habito en un planeta doloroso, transparente como de hielo, pero que nada oculta; es como si todo lo hubiera aprendido en segundos, de una vez. Mis amigas, mis compañeras se han hecho mujeres despacito, yo envejecí en instantes y todo es hoy blando y lúcido."

Me impresiona mucho como vivió su vida esta mujer. Como logró convivir con el dolor y tener una vida intensa en la que amó, viajó, bebió, y se permitió el lujo de vivirla como le dio la gana. Yo creo que le gustaba mirar al mundo a la cara y romperle los esquemas, le gustaba provocar, le gustaba romper con lo establecido y supongo que tuvo la inteligencia necesaria como para atreverse a ser ella misma al margen de convencionalismos.
Por todo esto, manifiesto mi admiración y devoción por una mujer que a muchas nos ha servido de inspiración.
*Documental: "The Life and Times of Frida Kahlo"


Suscríbete y tendrás un 15% de descuento

Compartir

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada