El proceso creativo


Como el título del post indica, hoy quiero hablaros del proceso creativo, o más bien, de mi proceso creativo.

Todos tenemos ideas. Las ideas revolotean en la cabeza, y muchas veces las censuramos a la primera de cambio, o simplemente ni las tenemos en cuenta y las olvidamos. Pero cuando una persona se dedica a crear, debe obligarse a tomar en cuenta sus ideas, a no olvidarlas, y dejarlas aparcadas por si acaso, porque a veces vuelven con más fuerza, y llega un momento en que la conexión de varias de esas ideas parece darle sentido a todo, y lo que antes te parecía una piltrafilla, ahora te parece que puede tener su gracia.

Razones para reivindicar el zapato plano

El zapato de tacón es obligatorio en el armario de cualquier mujer coqueta y femenina que se precie.

Son bonitos, realzan y estilizan las piernas, nos hacen caminar más rectas y con la postura erguida, y no nos imaginamos asistir a ciertos eventos (bodas o similares) con zapato plano.

Sin embargo hoy quiero reivindicar el uso del zapato plano y seguir estando guapa y arreglada. 

El zapato de tacón duele.

Hace unos años, si bien no usaba tacón a diario, rara vez salía de copas sin calzarme unos tacones. Aunque fueran los zapatos más cómodos del mundo la vuelta a casa era una odisea de dolor, y si había salido andando como la mismísima “Leti” en las bodas de la realeza europea, al regresar caminar erguida era imposible y el glamour había muerto por completo.
Al día siguiente erá mayor el dolor en la parte delantera de mis pies, que la resaca.

El zapato de tacón tiene efectos adversos para la salud.

Son innumerables las dolencias relacionadas con el uso prolongado de los zapatos del tacón alto. Eso es así. Desviación de la columna, deformación de los dedos, problemas de rodilla, juanetes, son sólo algunos ejemplos.

Hay zapatos planos realmente bonitos.

No hay más que pasearse por cualquier zapatería y podremos encontrar zapatos planos que se adapten a cualquier ocasión.

Creo en una belleza basada en la salud.


No creo en la belleza como una imposición, ni creo en cánones estrictos. Creo en la belleza que transmite un cuerpo saludable y natural, y no creo en el tópico de que para estar guapa hay que sufrir. La vida ya duele lo suficiente por sí misma como para andarle añadiendo padeceres innecesarios.

Por último, ya sabes que me encantaría conocer tu opinión y experiencia. ¿Utilizas mucho zapatos de tacón? ¿Te han causado problemas? ¿Crees que puedes ir arreglada usando zapato plano?


Y por último, solo pedirte que, si te ha gustado este artículo y crees que a alguien más puede resultarle interesante, lo compartas en las redes sociales. 



Novedades primaverales. Primavera 2013.


Hoy os traigo más novedades primaverales. Hace unas semanas os mostré unas ilustraciones de mariposas con las que realicé algunos colgantes. Pero aún no he terminado de mostraros los complementos en los que he utilizado estas bonitas mariposas.

En esta ocasión he querido mezclar la pintura a mano con el resultado digital, así que he preparado un forndo azul con acuarela para luego pegar encima las mariposas realizadas digitalmente e impresas en papel fotográfico.







Me encanta el resultado de la diferencia de texturas, y el efecto collage que resulta al recortar las mariposas y pegarlas sobre el fondo.
Ha sido un trabajo muy meticuloso y laborioso, pero muy enriquecedor y estoy muy contenta con el resultado.
Pronto estarán disponibles en nuestras tiendas online.

¿Qué os parecen?

Muerte a la Operación Bikini


Cuando empieza a acercarse la primavera algunos medios empiezan a bombardearnos, sobre todo a nosotras, con la idea de que debemos adelgazar, y si no que se lo pregunten a Sarai Llamas.

“Operación Bikini” resonará en nuestras cabezas como se nos ocurra ojear de pasada algunas de las revistas femeninas de la consulta del dentista.

Yo he decidido declararle la guerra a la operación bikini, y con esto no quiero decir que me vaya a poner a comer como si no hubiera un mañana y en lugar de ser sirena quiero convertirme en ballena. No, no es eso, no me entendáis mal. Le declaro la guerra a la operación bikini porque lo considero una solemne estupidez que ha hecho mucho daño. Estar gorda es un rollo, tanto en invierno como en verano. Eso es así. Los kilos de más molestan, y no es cuestión de estética, o no es sólo eso. ¿Qué más da que vaya a llegar la primavera? ¿Qué más da que llegue el calor y vaya a mostrar más partes de mi cuerpo? Parece que, como en invierno vas más tapadita, no se te notan tanto los kilos, y si los demás no los notan, entonces no importa.

Con la operación bikini el mensaje que recibo es que debo adelgazar para los demás, y debo hacerlo rápido con la dieta de la alcachofa, la dunkan, la de patatín o la de patatán, que te harán bajar un montón de kilos en pocas semanas. Y esto es malo, del mismo modo que con los años, y después de haber probado muchas dietas, he llegado a la conclusión de que estar a dieta es malo. ¿Por qué? Por que lo asumimos como una fase temporal, en la que lo importante es lo rápido que bajes de peso y que se te note cuanto antes, y siempre habrá un momento en que te olvides de todo y vuelvas a ganar los kilos perdidos. Sobre este tema os recomiendo encarecidamente este post. De verdad, si el tema de los kilos de más es una constante en tu vida, y en algún momento te has planteado algo parecido a lo que estoy escribiendo, tienes que leerlo, porque te encantará.

Yo no quiero hacer más dietas. Yo quiero aprender a cuidarme, poco a poco y sin prisas. Me importa un pimiento que sea verano o invierno. Tengo claro que si como lo que mi cuerpo necesita, los kilos irán desapareciendo.

Las personas con tendencia a engordar, muy habitualmente, tenemos una mala relación con la comida, en el sentido que canalizamos nuestra ansiedad con la comida. Lo malo es que no la canalizamos comiendo zanahorias, apio o manzanas, sino con papas fritas, galletas, dulces o demás comida basura. Yo creo que más importante que bajar kilos para estar monas en verano y poder lucir bikini sin complejos, es aprender a mejorar nuestra relación con la comida. Aprender a escuchar a nuestro cuerpo, a interpretar sus señales. Y es que cuando nos alimentamos mal, nuestro cuerpo se queja de múltiples formas, pero si queremos somos capaces de ignorarlo.

Así que aquí estoy, sin hacerle maldito caso a la operación bikini, pero intentando cada día alimentarme mejor y más sano.

Si os interesa el tema de la alimentación os recomiendo seguir el siguiente blog: Lo que dice la ciencia para adelgazar. Es genial porque ofrece información muy valiosa apoyada en todos los estudios científicos que se hayan hecho sobre el tema.

Y vosotros, ¿qué opináis? ¿también queréis matar a la “Operación Bikini”? ¿Qué experiencia tenéis con las dietas? ¿lucháis desde hace mucho contra esos kilos de más?

¡Vamos! ¡Animaros a comentar y a compartir!!


Mi participación en el Mini Club Para Superemprendedores

¡Hoy es un día importante! Porque hoy sale a la luz un proyecto con alma: El Mini Club Para Superemprendedores, de la mano de Elia, Sonia y Eva.
En un momento en que muchas personas decidimos apostar por nosotras mismas y sacamos de la nada, con ilusión y mucho esfuerzo, nuestros propios proyectos, un lugar como el Mini Club es fundamental, porque ofrecen servicios que pueden ser de gran ayuda a unos precios asequibles.
Me siento tremendamente orgullosa de haber podido formar parte de este proyecto, y es que imparto un Taller Online de Iniciación alDibujo.
Cuando Elia se puso en contacto conmigo para proponérmelo, casi di saltos de alegría de la ilusión que me hacía. Sin embargo, con la campaña navideña por medio, cuando se acercaba la fecha de entrega del contenido, empezada a apoderarse de mí el miedo a no poder hacerlo bien.
Afortunadamente, pude superar ese momento de mieditis aguda (no sin ayuda), y después de muchas horas trabajando el contenido, grabando los vídeos para poder ofrecer un soporte visual al alumno, y las horas de edición de vídeo por parte de Iván, puedo afirmar que nos ha quedado un taller de calidad.
Así que, sin más, os invito a todos a que entréis a este nuevo Mini Club, a que os suscribáis, y, como no, a que os animéis a aprender a dibujar, porque puede cambiaros la vida.
Si crees que esta información puede ser útil para alguien, no dudes en compartirla en las redes sociales.

Las flores son amor (II). Bisutería

Hace unas semanas os mostraba unas ilustraciones de flores y el diseño de un estampado con ellas. Pues creo que ya es hora de enseñaros algunos complementos que he realizado con ellas.








A punto de darle la bienvenida a la primavera ¿No os parece que estos pendientes que os ofrezco son el complemento ideal para recibirla?

Tenéis la oportunidad de adquirirlos a un precio especial (descuento del 30%) accediendo a la pestaña "tienda online" hasta el próximo 20 de marzo.

No dudéis en compartir este post en las redes sociales si creéis que a alguien pueda resultarle interesante.


10 consejos para estar guapa, pero guapa de verdad.

Este fin de semana estuve viendo, con la atención dispersa, una película típica de sábado por la tarde de cuyo título no puedo acordarme. Se trataba de ese tipo de película centrada en un instituto américano, con el chico popular, la chica inadaptada (o viceversa) y como no, el baile. Vamos, la típica película que te permite que la tele haga compañía de fondo mientras trasteas con el ordenador, trabajas en tareas rutinarias, o charlas con tu pareja.

Participación femenina en #TecnologicaSC



Desde que me enteré gracias a Twitter que se volvería a celebrar, me apresuré a adquirir mi entrada para no perdérmelo. 

Recuerdo que, cuando asistí el año pasado, me dio bastante pena que tan sólo participara como ponente una mujer (Carmen Escalona, fundadora de Charhadas.com).

Recuerdo que vinieron a mi cabeza unos cuantos nombres de mujeres relevantes del sector, que seguramente tendrían mucho que aportar, entre ellos el nombre de Patricia Araque, co-fundadora de Ellas 2.0. Así que, cuando leí su nombre en el programa tuve una razón extra para acudir al evento. Además, esta vez se había incrementado el número de ponentes femeninas con Blanca Moreno, responsable de comunicación de Womenalia.

La intervención de Patricia no defraudó mis expectativas. Me pareció interesante, enriquecedora y motivadora. Destacaré las siguientes conclusiones que saque de su ponencia:

-          Está claro que la tecnología está cambiando el mundo y en lucha por construir una sociedad mejor es deseable que las mujeres participen activamente en ese cambio. Sería algo beneficioso para todos.

-          El emprendimiento de base tecnológica es un sector, como tantos otros, dominados por los hombres.

-          La inseguridad constituye un gran freno para el emprendimiento femenino.

A juzgar por los tuits referidos a su intervención, creo que gustó bastante y muchas emprendedoras tecnológicas se sintieron orgullosas, mientras que otras nos sentimos animadas a serlo.

Sin embargo, cuando se habla de algún tema desde una perspectiva de género, siempre hay alguien que lo considera negativo, que afirma que no es necesario, o incluso me atrevería a decir que se siente ofendido.  ¿Por qué hablar de una realidad referente a las mujeres provoca ese tipo de reacciones?

Voy a citar los tuits que llamaron mi atención y las reflexiones que me suscitaron.

Tuit:“¿Por qué en vez de hablar de hombres y mujeres no se habla de validez y capacidad sin mirar el sexo?”

Y yo me planteo lo siguiente:

Ante el hecho de que tan sólo existe un 3% de mujeres emprendedoras de base tecnológica, si hablamos de validez y capacidad, ¿deberemos entender que ese bajo porcentaje se debe a una carencia de estas dos cualidades? ¿Por qué ignorar una participación femenina tan baja en algo que está provocando tantos cambios? Creo firmemente que analizar las causas de algo que, cuando menos, nos resulta llamativo, lejos de ser perjudicial puede ser muy enriquecedor, esclarecedor y que en lugar de restar, suma.

Otro tuit: “Me gustó mucho la charla de @patriciaaraque, pero creo que a veces diferenciamos mucho a las mujeres y hace más mal que bien”

No creo que la afirmación correcta sea que “diferenciamos mucho a las mujeres”. Nadie diferencia a las mujeres porque sí. La realidad social de una mujer, aun hoy, aunque nos creamos muy modernos y muy evolucionados, sigue estando muy lejos de la realidad social de un hombre. Blanca Moreno aportó datos claros de la falta de participación femenina en cargos directivos. Las desigualdades están ahí, formando parte de nuestra realidad, no veo por qué aludir, reflexionar e incluso trabajar para hacer desaparecer esas desigualdades pueda ser perjudicial.

Último tuit al que haré referencia: “todavía se sigue hablando de hombres/mujeres en estos eventos??Me recuerda a TEDxValenciaWomen”

No tengo ni idea de lo que pasó en TEDxValenciaWomen, pero lo que me llama la atención de este tuit es la pregunta, la cual parece que hubiera sido formulada por alguien que ha hecho un viaje en el tiempo desde el pasado y se sorprende de que las desigualdades de género aun no hayan desaparecido. Pero la cuestión es que hoy, en el año 2013, tan sólo 82 años después de que se reconociera por primera vez en nuestro país el sufragio femenino, las desigualdades siguen vigentes y no mencionarlas no creo que tenga ningún sentido.

Para terminar, me gustaría animar a cualquiera que pueda estar leyendo este artículo, que intente hacerlo con la mente abierta y receptiva, libre de prejuicios, de pensamiento único y de ideas rígidas, que se anime a reflexionar sobre el tema y, por supuesto, a compartir sus conclusiones.

Mad Men y sus personajes femeninos


Me gusta Mad Men.

No es el tipo de serie que engancha por su intriga desde el primer capítulo. Es más bien una serie que va creciendo en cada capítulo y te va dejando cierto regusto amargo mezclado con inquietud.

En algún lugar leí (no recuerdo dónde) que la serie había sido criticada por mostrar actitudes machistas, como si eso la convirtiera de inmediato en una serie machista.

Yo no creo que sea machista, al menos no más machista que la industria cinematográfica americana, donde las actrices tienen sus días contados cuando empiezan a cumplir años, pero ese es otro tema.

La serie muestra un machismo claro, rotundo, contundente y absolutamente crudo. Tan sólo muestra la realidad de una época, los años  60, en un entorno social muy definido: la alta burguesía.

Creo que la serie tiene muchas virtudes, tanto en contenido como en continente, pero me voy a centrar en algo que me gusta especialmente: el tratamiento de los personajes femeninos.

Las mujeres adquieren, en esta serie, gran protagonismo. Gran parte de la trama se centra en ellas y creo que muestran muy bien diferentes tipos de mujeres intentando encontrar su lugar en un mundo de hombres.

Nos centraremos en los tres personajes femeninos principales. Tres mujeres muy diferentes, pero igual de apasionantes.


Betty Daper: De una belleza elegante muy del estilo de las mujeres de Hitchcock, esta mujer encarna a la perfecta esposa. Perfectamente arreglada e impecable de la mañana a la noche, inteligente, con buena conversación, elegante y con clase, resulta la acompañante ideal para las cenas de negocios de su marido, y una excelente anfitriona. A pesar de tener todo lo que “una mujer puede desear” (una familia modelo de la que ocuparse, un marido guapo y de éxito, una bonita casa con sirvienta, bonita ropa, etc) vemos desde el inicio de la serie que no está bien. Tiene síntomas extraños (vamos, que la pobre está frustradísima en su perfecta vida de ama de casa) y empieza a acudir a un psicólogo, al que su marido llama por teléfono tras cada consulta para saber de su estado, como si de una niña se tratara. El personaje evoluciona y tiene momentos grandiosos en los que parece que se ha vuelto loca.



Joan Holloway: Es una belleza exuberante, lo sabe y lo explota. Con su preciosa melena roja, su piel aterciopelada y sus curvas, es la sensualidad personificada. Conoce bien las reglas del juego y, aunque tiene un buen puesto en la empresa (es la jefa de las secretarias) sabe perfectamente como funcionan las cosas. Sabe torear a los hombres de su entorno con una facilidad pasmosa, conoce sus puntos débiles y sabe cuando y cómo tocarlos. En ocasiones puede dar una imagen de mujer fría y calculadora, pero es tan sólo una superviviente.



Peggy Olson: Si los dos personajes anteriores se caracterizan por una belleza evidente, en este caso es más bien todo lo contrario. Peggy no es la típica mujer guapa, y aunque muchas veces recibe muchas burlas de sus compañeros de oficina, es mucho más agraciada que algunos de ellos. Es un personaje que evoluciona y sorprende a partes iguales. Si empieza pareciendo una jovencita inocente, insegura y tonta, enseguida nos demuestra que sabe arreglárselas solas, que es capaz de sacar su peor carácter hasta la crueldad y que no va a dejar que nada se interponga en su camino. Encarna a la mujer que asciende, la que consigue ocupar un puesto de responsabilidad donde no hay ninguna otra mujer, la que trabaja codo a codo con los hombres, la que tiene que luchar cada día para que la tomen en serio y la traten con respeto.

La verdad que si tuviera que elegir cuál de ellas es mi favorita, no sabría cual elegir. Cada personaje es interesante a su estilo, y con todas llegas a empatizar. En general, empatizo también con muchos de los personajes masculinos de la serie, aunque tengan en bastantes ocasiones actitudes indeseables, pero eso, tal vez, en otro post.

¿Sigues la serie?
¿Cuál de estos tres personajes es tu favorito?
Te esperamos en los comentarios.

En la escuela no nos hablaron de mujeres


Ya estamos en Marzo y el próximo viernes tendrá lugar el Día Internacional de la Mujer. Por este motivo, esta semana he decidido que escribiré una serie de post relativos a la mujer. Espero que estos post os animen a reflexionar y a participar compartiendo, desde el respeto, vuestras opiniones e ideas.

En estos días estoy leyendo Un cuarto propio, de Virginia Woolf. Se trata de un ensayo en el cual, partiendo de la premisa "la mujer y la novela", la autora reflexiona sobre la condición femenina y se pregunta el por qué de las desigualdades (eso, hasta lo que he leído)
Un Cuarto Propio. Virginia Woolf
Es un libro corto que recomiendo encarecidamente a cualquier mente inquieta, sea hombre o mujer.

No voy a hacer una reseña o una crítica del libro en este post. Mi intención es compartir con vosotras algunas reflexiones que su lectura han despertado en mí. No he podido evitar hacerme las siguientes preguntas:

§         ¿Cómo es posible que a lo largo de mi formación académica nunca nos hicieran leer (y analizar) un texto de Virginia Woolf?

§         ¿Cómo es posible que, en las clases de historia, nunca se nos hablara de feminismo y de los cambios sociales que este provocó?

Tengo la sensación de que, cualquier cosa que tenga que ver con la historia de la mujer y su papel en la sociedad, ha sido siempre tratado como algo secundario y anecdótico.

Hace unos años me preparé unas oposiciones a enseñanza secundaria de Geografía e Historia, aunque soy de Bellas Artes, pero esa es otra historia.

El caso es que, cuando estaba estudiando el tema de la Revolución Francesa y La Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, me puse en el lugar de un alumno de secundaria. Seguramente, si nadie me lo aclarase, pensaría que cuando se dice "hombre" se hace referencia al ser humano, y que al decir "ciudadano" se emplea el masculino genérico y que se hace referencia a ciudadanos hombres y a ciudadanos mujeres.

Pero nada más lejos de la realidad. De hecho, Olympe de Gouges, escritora, dramaturga y política francesa, escribió la Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana.

¿Es tan difícil mencionar que el documento más importante de la revolución francesa no tenía en cuenta, en absoluto, a las mujeres?

¿Ocupa demasiado tiempo mencionar la existencia de Olympe de Gouges y que en su Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana se trata por primera vez la igualdad de derechos o la equiparación jurídica y legal de las mujeres en relación a los varones?

¿Por qué nadie nos mencionó la existencia de este texto?

¿Por qué, a lo largo de toda la educación secundaria no se menciona a Olympe de Gouges, Virginia Woolf, Simone de Beauvoir, o tantas otras mujeres de indudable importancia histórica?

¿No sería mucho más enriquecedor que el sistema educativo diera su lugar a las mujeres en la historia?

¿Qué pensáis vosotros? ¿Os habéis planteado estas cuestiones en algún momento? ¿Creéis que existe suficiente información en nuestra sociedad sobre las mujeres en la historia?
Me encantaría que comentaráis aportando vuestro punto de vista.
Si te ha resultado interesante este artículo, no dudes en compartirlo ;)