En la escuela no nos hablaron de mujeres


Ya estamos en Marzo y el próximo viernes tendrá lugar el Día Internacional de la Mujer. Por este motivo, esta semana he decidido que escribiré una serie de post relativos a la mujer. Espero que estos post os animen a reflexionar y a participar compartiendo, desde el respeto, vuestras opiniones e ideas.

En estos días estoy leyendo Un cuarto propio, de Virginia Woolf. Se trata de un ensayo en el cual, partiendo de la premisa "la mujer y la novela", la autora reflexiona sobre la condición femenina y se pregunta el por qué de las desigualdades (eso, hasta lo que he leído)
Un Cuarto Propio. Virginia Woolf
Es un libro corto que recomiendo encarecidamente a cualquier mente inquieta, sea hombre o mujer.

No voy a hacer una reseña o una crítica del libro en este post. Mi intención es compartir con vosotras algunas reflexiones que su lectura han despertado en mí. No he podido evitar hacerme las siguientes preguntas:

§         ¿Cómo es posible que a lo largo de mi formación académica nunca nos hicieran leer (y analizar) un texto de Virginia Woolf?

§         ¿Cómo es posible que, en las clases de historia, nunca se nos hablara de feminismo y de los cambios sociales que este provocó?

Tengo la sensación de que, cualquier cosa que tenga que ver con la historia de la mujer y su papel en la sociedad, ha sido siempre tratado como algo secundario y anecdótico.

Hace unos años me preparé unas oposiciones a enseñanza secundaria de Geografía e Historia, aunque soy de Bellas Artes, pero esa es otra historia.

El caso es que, cuando estaba estudiando el tema de la Revolución Francesa y La Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, me puse en el lugar de un alumno de secundaria. Seguramente, si nadie me lo aclarase, pensaría que cuando se dice "hombre" se hace referencia al ser humano, y que al decir "ciudadano" se emplea el masculino genérico y que se hace referencia a ciudadanos hombres y a ciudadanos mujeres.

Pero nada más lejos de la realidad. De hecho, Olympe de Gouges, escritora, dramaturga y política francesa, escribió la Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana.

¿Es tan difícil mencionar que el documento más importante de la revolución francesa no tenía en cuenta, en absoluto, a las mujeres?

¿Ocupa demasiado tiempo mencionar la existencia de Olympe de Gouges y que en su Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana se trata por primera vez la igualdad de derechos o la equiparación jurídica y legal de las mujeres en relación a los varones?

¿Por qué nadie nos mencionó la existencia de este texto?

¿Por qué, a lo largo de toda la educación secundaria no se menciona a Olympe de Gouges, Virginia Woolf, Simone de Beauvoir, o tantas otras mujeres de indudable importancia histórica?

¿No sería mucho más enriquecedor que el sistema educativo diera su lugar a las mujeres en la historia?

¿Qué pensáis vosotros? ¿Os habéis planteado estas cuestiones en algún momento? ¿Creéis que existe suficiente información en nuestra sociedad sobre las mujeres en la historia?
Me encantaría que comentaráis aportando vuestro punto de vista.
Si te ha resultado interesante este artículo, no dudes en compartirlo ;)



4 comentarios :

  1. Yo lo único que quiero es igualdad y ya partiendo que hay un "dia de la mujer" nunca lo vamos a ser. Yo no soy feminista ni machista. Soy persona, mujer, pero persona. Lo que yo he aprendido de las mujeres a lo largo de la historia, lo he tenido que aprender por mi cuenta, efectivamente nunca se ha estudiado y me imagino que ahora tampoco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No veo por qué la existencia de un Día Internacional de la Mujer suponga un impedimento para que se consiga algún día la igualdad real. Un día mundial es una conmemoración de una causa, y no creo que, en este caso, ignorar las desigualdades existentes nos acerque de algún modo a conseguir la igualdad. ¿Es malo que exista un día mundial de la lucha contra el SIDA? ¿Es malo que exista un día mundial contra el cáncer o un día mundial de la salud? A mi parecer, que existan estos días es tan sólo un recordatorio de una causa, y la causa de la lucha por la igualdad de genero me parece tan noble como cualquier otra.

      Me gustaría apuntar que el feminismo no es el antónimo del machismo, ya que, mientras el machismo significa “Actitud de prepotencia de los varones respecto de las mujeres.” El feminismo es “Movimiento que exige para las mujeres iguales derechos que para los hombres.” (R.A.E) Creo que las diferencias están claras.

      Por último, si siempre pensáramos que como algo nunca se ha hecho, nunca se hará, hoy estaríamos en el mismo punto que hace cientos de años. Hace siglos era impensable que una mujer votara, eligiera libremente a su marido, o pudiera disponer de su propio dinero, sin embargo, ahora son libertades que nos pertenecen, gracias a la lucha de personas que creyeron que las cosas tenían que cambiar, y que casualmente se les ha llamado feministas. Por eso, no veo imposible que, en un futuro, se tenga más en cuenta el papel de la mujer en la enseñanza de la historia de la humanidad.

      Gracias por tu participación ;) Siempre es enriquecedor recibir otras opiniones.

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Lamentablemente en pleno siglo XXI la palabra feminismo o el hecho de que una persona diga abiertamente a día de hoy que es feminista son cuestiones que con frecuencia producen rechazo, un estigma debido sobre todo al desconocimiento de lo que este movimiento social ha supuesto para la Historia. Efectivamente, y al igual que pasa con otros temas curriculares educativos, el feminismo apenas se toca en los coles. Lo más que recuerdo de mis clases de historia fue lo que me hablaron sobre las sufragistas, pero poco más. A no ser que acudas por tu cuenta a libros sobre historia del feminismo o te muevas dentro de determinados círculos es bastante difícil conocer esa otra mirada más amplia de lo que somos y cómo hemos llegado a donde estamos.

    Respecto al tema de si debería existir o no un Día de la Mujer, he visto que hay opiniones tanto a favor como en contra. No me quiero extender aquí sobre ello porque podría darnos para varias páginas, pero no estoy de acuerdo con la afirmación de que el simple hecho de que exista un Día de la Mujer es un impedimento para que haya igualdad. Aunque lo llamáramos ‘Día de la Persona’ o ‘del Ser Humano’ la cuestión base por la que se lleva a declarar institucionalmente ese Día sigue estando ahí, que es el tema de las desigualdades por cuestiones de género. Y por más que nos pese, en las sociedades formalmente igualitarias como la nuestra siguen existiendo esas desigualdades. El cambio de modelo que se persigue desde movimientos como el feminismo implica que a pesar de las diferencias se tengan las mismas posibilidades (laborales, sociales, políticas), y el objetivo de un día como el de hoy debe ser precisamente el de hacernos recapacitar sobre ello.

    Sólo una última cosa: como bien dice Nisamar, feminismo no es el antónimo de machismo. Si el machismo pone en situación de inferioridad a las mujeres, es el hembrismo el que lo hace sobre los hombres. Ser feminista no significa estar en contra de los hombres, es más, desde el feminismo también se trata la identidad masculina y el lastre de la masculinidad tradicional. La confusión de términos sólo lleva a malentendidos e incompresiones innecesarios y que son los que acaban alimentando ese estigma del que hablaba al principio.

    ResponderEliminar