San Valentín, reflexiones y un descargable.

San Valentín es una celebración que siempre me ha sido ajena. No porque sea reacia a las celebraciones. Me encantan las fiestas navideñas y siempre procuro celebrar con mis padres sus respectivos días, y se que a ellos les hace ilusión. Son celebraciones que he vivido desde niña, de las que guardo bonitos recuerdos. Cuando llegaba el día de la madre o el día del padre siempre hacíamos manualidades chulísimas en la escuela como regalo, incluso cuando dejamos de hacerlas porque ya éramos “mayores”, yo seguí inventando y elaborando sus regalos con mis manitas por mi cuenta.
Sin embargo, según mi punto de vista, San Valentín no es una fiesta para niños, a pesar de que en Disney Chanel no lo consideren así. Los niños no deberían estarse preocupando por cuestiones como estar enamorado o tener pareja. Tal vez nuestros niños de hoy tengan esta celebración más presente gracias a la cantidad de estímulos que recibirán gracias a los medios y la publicidad. Sin embargo, para los niños de mi generación, lo normal es que esa fecha no tuviera ningún significado para nosotros.
Por si fuera poco, la mayor parte de mi vida adulta he estado soltera y he soportado estoicamente la presión social que eso supone. Si cualquier día normal recibimos miles de mensajes que nos harán pensar que el estado normal de la persona adulta es estar emparejada, el 14 de Febrero esta idea se multiplica. Es más, si ese día no te sientes triste y deprimida por no tener pareja es que no tienes corazón y eres demasiado dura y/o pasota. Seguro que muchas (y muchos) sabéis muy bien de que estoy hablando.
Si aun sintiéndote como pez en el agua con tu soltería, el día de San Valentín te sientes un bicho raro, si estás en un momento en que te gustaría tener pareja, puede ser un poco duro tanta proliferación de corazones, flores y demostraciones de amor por doquier. Sin embargo, a veces parecemos olvidar que el amor es mucho más que el amor de pareja (aunque muchos no opinaran igual). ¿No es amor lo que sientes por tus padres? ¿No es amor lo que sientes por tus hijos? ¿Y por esos amigos que se han convertido en parte de tu familia?
Así que hoy, día de San Valentín, y aunque esta celebración corresponda a los enamorados, voy a permitirme la licencia de desear un feliz día a todos aquellos que saben entregar su corazón aunque no tengan pareja, a quienes han aprendido a amarse a sí mismos y no necesitan tener pareja para sentirse seguros, y por supuesto, también a los enamorados que mantienen relaciones bonitas y enriquecedoras.
Y como el amor es para todos, os quiero regalar esta tarjetita de homenaje al amor, universal y con mayúsculas. Puede servir para tener un detalle no sólo con tu pareja, sino con cualquier otra persona que sea importante en tu vida. Sólo necesitas imprimir la imagen en cartulina, recortarla, doblarla, y escribir en ella un bonito mensaje.



Por último, contadme, ¿celebráis San Valentín? ¿Eres soltera/o y te sientes un bicho raro en días como este? En caso de celebrarlo, ¿cómo ha sido?
Si te ha gustado este post, si te has sentido identificado o si te ha hecho reflexionar, si crees que conoces a alguien a quien le pueda gustar, y si te ha gustado el regalito, ¡no olvides compartirlo!

6 comentarios :

  1. Una ilustración genial!!! Gracias por compartirla! Y claro que el amor no sólo se comparte con una pareja! Sino con un montón de gente!!! A repartir amooor!
    //Airin

    ResponderEliminar
  2. Gracias! Me alegra que te haya gustado!

    ResponderEliminar
  3. ¡El amor incluso a uno mismo! En mi opinión el amor esencial y verdadero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo! Sin ese amor esencial a uno mismo, es muy dificial amar y entregar algo valioso a los demás.

      Eliminar
  4. Yo nunca lo he celebrado especialmente, pese a tener pareja. Pienso que es mejo r cultivar el amor de pareja día a día.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si el amor no se cultiva día a día, no creo que tenga sentido ningún tipo de celebración. Sin embargo, también creo que muchas veces la vida cotidiana puede superarnos, y no está de más tener una excusa para tener un detalle bonito con alguien a quien quieres.

      Gracias por comentar ;)

      Eliminar